Translate

sábado, 7 de enero de 2017

La sábana santa y otros mitos

    
     
      
    A quienes no nos convencen las festividades de la Iglesia (con «el fantasma del Imperio romano sentado y coronado sobre su tumba», según Hobbes), nos empieza a hastiar cómo ciertos medios esotéricos reinciden en airear mistificaciones. Acerca del sudario de Turín, háyase en él reproducido Cristo por la reacción fotoquímica que fuera, mucho más probable es que se tratase de una estatua con los brazos articulados, para la representación bajomedieval del descendimiento, y que corresponda la sangre del lienzo a ocre rojo, el almagre. Evangelistas aparte, en el s. I ningún cronista, nadie mienta al Nazareno o Jesús de Galilea, ni mucho menos la sábana santa. 

  
     
     
     Los templarios hubieron de arribar al Nuevo Mundo, porque Colón describió hombres con túnica blanca y sus enseres, etc. En el Atlas catalán de 1375, una línea interrumpida apunta, prolongada, a la isla de Hierro, así llamada por su forma triangular de fierro para marcar esclavos; y esa la corriente de Canarias, aprovechada por los fenicios para bordear la costa de Marruecos, fluye hasta Cabo Verde. Halladas por españoles desembarcados en las Antillas, pellas de bombarda (se dispara la primera en el país en 1484) sólo recuerdan que los portugueses se habían posesionado de las Azores en 1432, y poblaron Cabo Verde desde 1460; alguna de cuyas expediciones atlánticas una tormenta y las corrientes desviaron de su ruta forzosamente, percance parejo al que les depararía Brasil en 1500.

  
    
    
    Otra patraña vale el hallazgo gracias a Tesla de la energía libre, que nos emanciparía de las compañías eléctricas y las prospecciones de un petróleo y gas menguantes. Pero tan disparatado sería conectar los electrodomésticos a la antena de TV y FM, como pretender energía a partir de la nada: una dinamo cebada por el mismo motor que hace rotar. El inventor nos dio como portento, eso sí, el motor asincrónico, que puede accionar compresores y bombas durante décadas, desprovisto de escobillas.

Entradas populares