Translate

lunes, 17 de octubre de 2016

¿Cómo se levantó la gran pirámide?

      
       
       
    La más original hipótesis hasta la fecha es la de Chris Massey, bien que cándida y deslavazadamente concebida y expuesta en sus vídeos. Demuestra con un experimento a escala que la egipcia, civilización eminentemente hidráulica, contó con ingenieros de canales que lograron elevar los sillares de hasta 15 toneladas merced al principio «de Arquímedes» (empuje igual al peso del fluido desalojado). Es decir, por un conducto lleno de agua adosado en medio de cada triángulo, o cara, y conectado a una alberca, ascendieron bloques usando odre a modo de flotador. Como por cada 10,37 m de agua la presión aumenta una atmósfera, compartimentan ese caz compuertas de válvula, ya deslizadas por tornillo antaño, a mi parecer. Este sistema no excluye una inicial rampa frontera de la cara sur, cuyos restos se hallaron mediados los 90, que fue desmontándose conforme era revestida parte del monumento.



     
     La simple física preuniversitaria puede objetar que los flotadores no deben inflarse anticipadamente, sino ya sumergidos; y se corresponderían más bien con grandes bolsas de tela encauchada (látex africano), hinchables mediante fuelles de fragua, las cuales no alcanzan a doblar el volumen de la carga. Recordemos que, a la hora de reflotar ocho metros de casco del Titanic, llenó las bolsas un líquido, incompresible, tan ligero como el gasóleo.
     Es reprobable asimismo en la presentación citada la falta del medio de bombeo expedito para canalizaciones a diversos niveles; omite el tornillo sin fin «de Arquímedes» o cóclea, que, desde una hilada a la superior, se ajusta a la inclinación de la pirámide.
     

Entradas populares