Translate

miércoles, 29 de julio de 2015

Huellas de tecnología en la Biblia


    ¿Con qué energía funcionó el arca de la Alianza, cubierta contra los ultravioleta? ¿Cómo se transfiguró Jesús en el monte Hermón?; ¿fue tal luz la misma ardiente en la zarza por la que Dios habló a Moisés? ¿Qué «nave» vio el profeta Ezequiel despegar por «cuatro ruedas llenas de ojos»?¿Quién fue el verdadero resucitado de los Evangelios?, ¿y cómo?...
     Ningún libro hasta la fecha ha esclarecido todos y cada uno de los enigmas de la Biblia. Se requiere una visión multidisciplinar, enciclopédica, por la que concierten ideas en apariencia incompatibles; y «muchos cocineros estropean el puchero». Montañas de libros sobre la materia no suponen más que refritos, en que autores que no llegan a comprender cabalmente los intríngulis de las más variadas ramas del conocimiento, se erigen en maestros y guías con desempacho. Y no les pedimos la profundidad de Schopenhauer, ni el estilo de un Valle-Inclán.
     Jesucristo, cuya vida pública comienza a los treinta, aparece con la facultad de curar la lepra (sólo vencida con antibióticos) y devolver la vista a los «ciegos». Si en Museos se exhiben lentes de cuarzo cartaginesas, micénicas, minoicas, de Rodas y Éfeso (éstas cóncavas), el caso está visto para sentencia.
     La luz eléctrica habló a Moisés no decepcionará a los más exigentes, por la sencilla razón de que tiene cuanto a los otros falta y está limpio de lugares comunes.
     ¿Hasta qué punto es razonable mantener que la antigua Biblioteca de Alejandría albergó tratados de óptica y mecánica, pero no de electricidad? ¿No han funcionado las jarrillas de Bagdad como pilas eléctricas, añadiéndoles el ácido de los experimentos? Las lámparas más mentadas del pasado se representan en relieves del templo de Denderah, justo en la cripta o más obscuro piso. Un babuino sostiene cuchillos frente a una, cuyo sentido se ha creído hallar adocenadamente en la religión egipcia. Y quienes aventuran ideas heréticas para la egiptología están, en verdad, exagerando los medios o bien la finalidad. Siempre se usó un filo para afilar o cortar.
     La pesada arca de la Alianza sirvió a Moisés para comunicarse con Dios. La transportaron levitas por el desierto protegida de los ultravioleta con tela, cuero...; y despedía, alguna que otra vez, humo. De haber sido un «condensador», lo habría tenido que perforar la corriente, quemándolo, cada ocasión en que fue cargado. Pues bien, libros en que se sienta desatino tal los han publicado editoriales prestigiosas. Pero la Red retiene su oasis, donde saciar su sed ese notable porcentaje de superdotados que abandona los estudios, en cuyo honor se ha escrito el libro que su propio autor promociona.
     El colmo de la fantasía se lee en quienes toman la visión de Ezequiel por un «ovni» o giravión remoto. Por descontado, el narrador no se refiere en su descripción, en modo alguno, a las múltiples «lenguas de Babel» según la Iglesia, sino a otras de fuego, por cuya aplicación ascendieron cuatro ángeles. Los pormenores mecánicos de la energía consumida y trabajo desarrollado no se pueden ventilar aquí ni ahora, por los derechos de propiedad intelectual.
     Enteró al mundo Robert Temple de que todos los oráculos de Oriente Medio incluido el de la «primigenia Jerusalén» se construyeron distantes 1º latitudinal; pero su explicación musical (una «octava geodésica») es a todas luces insatisfactoria. Tampoco se ha aclarado qué cosa fuese la Pitón que Apolo mató, ni a qué se debió el arrebato de las pitonisas, quienes podían predecir a corto plazo unos hechos relativos a cierto fenómeno regular. Las hipótesis hasta el momento sobreañaden problemas, y no puedo yo ganar en ingenio a quienes las paren, enredando lo de suyo nebuloso.
     Son legión los que juzgan la resurrección de Lázaro meramente ceremonial. Se equivocan de medio a medio; y por supuesto que he leído a talentudos que me han inspirado, aunque cuando más se acercaron a la verdad, la mayoría fue para, por otra vía, desandar, como la Tierra evita caer en el Sol.
                                                                                                                                                         

Obra registrada                                                                            
Copyright©2015

   

Entradas populares